Cine

MIDSOMMAR: «Las flores del mal»

Ari Aster, empeñado en hacer terroríficas radiografías de los vínculos afectivos más primarios, tales como la familia y la pareja, deconstruye una relación sentimental y la hace florecer con un catártico fuego tan purificador como sádico en Midsommar, segundo largometraje de Aster, que escala desde una terrible depresión, sumada a una crisis de pareja bastante tóxica, hacía el florecimiento de las emociones humanas más viscerales

Cine

GÉNESIS: «Distancia tangible»

La distancia tangible de “Génesis” reverbera las contrariedades, miedos y efervescencias aunadas en el quimérico e indescifrable universo del amor, en la que Lesage hace suya una elevada pulcritud a la hora de plasmarlo en la sutil puesta en escena, sin ápice de alardes y únicamente centrado en el reflejo certero e inocente del mundo adolescente.

Cine

TOY STORY 4: Existencialismo puro

Existe en Toy story 4 un delicado tema tratado con inteligencia pese a que, por desgracia, es la menos divertida de toda la saga aunque ni de lejos gratuita. Para algunos será muy interesante y para otros un resquicio más de una franquicia que quiere hacer dinero. Todo en esta última entrega respira un aire similar a las anteriores (persecuciones y situaciones tan alocadas como imposibles y un sinfín de personajes carismáticos de turno) aunque bastante novedoso al mismo tiempo, pues Woody se empieza a plantear si su identidad va dirigida a Bonnie, Andy, Bo Peep o a sí mismo, si desea vivir de nuevo la vida que llevaba con Andy con otra niña o si, simplemente, desea desaparecer y escucharse a sí mismo.

Cine

EL CREYENTE de Cédric Khan: «Silencio interior»

“El creyente” inocula una verdad que predetermina y constata la importancia relevante de un pasado descompuesto sobre la realidad, para a su vez encargarse de rellenar intuitivamente los espacios que no se nos presentan, considerando el equilibrio y la construcción de la premisa antes que la sobre explicación – por un lado condicionante – de los hechos que nos llevan a juzgar y entender las líneas evolutivas de un personaje complejo.

Videojuegos

DARK SOULS III: ¿Metáfora de la búsqueda de la felicidad?

Dark souls 3 no es un videojuego cualquiera. No se trata de uno de esos títulos que se prueba, entretiene, se termina hasta el final y se abandona en la estantería, acumulando polvo sin volver a ser tocado. En cambio, es una historia que transgrede los límites de su propio medio, crea su propia forma de narrativa y apela a la imaginación y creatividad de aquellos que, como yo, estamos enamorados de este relato. Más allá de un sencillo cuento de fantasía oscura medieval en tercera persona, perteneciente al género RPG de acción, llega a ser algo más profundo, una metáfora, una filosofía en sí misma de la vida que vivimos en nuestra realidad, a nuestro lado de la pantalla.

Cine, Festival de San Sebastián

LARGO VIAJE HACÍA LA NOCHE: «Belleza y artificio»

Bi Gan utiliza la idea de la purificación espiritual a través del agua y el fuego – elementos intrínsecamente Tarkovskianos –, la implícita amnesia del protagonista sobre la argumental línea pretérita…y la confección acreditada de un plano secuencia emocional y verdaderamente mágico, incluso desde la concepción del trucaje estético para constituir un vestido imponente y de instantáneo impacto.

Cine

GRACIAS A DIOS de François Ozon: Correcto esquematismo.

François Ozon elabora su planteamiento ante la elección del prescindible uso de la alteración temporal antes que el internamiento en la psique de la víctima y el verdugo. Así es una película que gira en torno a una sonada condescendencia respecto al uso alternativo de recursos para formular un argumento desgraciadamente a la orden del día.

Cine

Crítica de ‘NOSOTROS’: El conejo de Alicia a través del espejo.

En ‘Us’ encontramos lecturas personales, políticas y filosóficas acerca de la identidad, la lucha de clases y la personal. En un terreno de «nosotros» contra «ellos» pero como iguales. En el terreno de nosotros contra nuestras mascotas enjauladas lo que nos proporciona seguridad y estabilidad al saber que «nosotros» no seremos los que comeremos conejos crudos ni seremos un reflejo calcado del otro.

Cine

Crítica de DOLOR Y GLORIA: Retales.

“Dolor y Gloria”, una obra de vital importancia, por la figura que hay detrás (y delante) de la pantalla, por narrar como pocas la agonía existencial producida por la catarsis creativa, el amor en todas sus facetas, la soledad y el sufrimiento, pero sobre todo, por convivir constantemente con el pasado, el único que nos hace recordar quién somos realmente.