Categoría: Festival de San Sebastián

Cine, Festival de San Sebastián

LARGO VIAJE HACÍA LA NOCHE: «Belleza y artificio»

Bi Gan utiliza la idea de la purificación espiritual a través del agua y el fuego – elementos intrínsecamente Tarkovskianos –, la implícita amnesia del protagonista sobre la argumental línea pretérita…y la confección acreditada de un plano secuencia emocional y verdaderamente mágico, incluso desde la concepción del trucaje estético para constituir un vestido imponente y de instantáneo impacto.

Cine, Festival de San Sebastián

CAFARNAÚM: Sobredosis de pornografía emocional.

‘Cafarnaúm’ no solo representa la trivialización de la pobreza y el sufrimiento en el tercer mundo, también resulta un absoluto desprecio a la inteligencia del espectador y una indiscriminada pornografía de la miseria para público con dinero y arreglado (ese de los festivales). En pocas palabras, un despreciable postureo que no se toma enserio la seriedad del tema que trata e intenta, incansablemente, manipular al espectador como si se tratara de una feliz tarde de cine para ver comiendo un helado después de que se le pinche la rueda del coche o le echen del curro.

Cine, Festival de San Sebastián

66SSIFF: ROMA de Alfonso Cuarón

Cuarón abre ‘Roma’ hacía lo íntimo y lo humilde como algo grandioso, capta cada instante como un momento único e irrepetible, con la fuerza y, más o menos exactitud, con la que el cerebro proyecta un recuerdo; del mismo modo que Cuarón proyecta su amor por el cine y por su familia. ‘Roma’ es así una postal de México, del amor, de la grandeza latente en lo pequeño, de lo escultural que es el espíritu humano y de la grandeza (contada con cierta épica en algunas secuencias) existentes en los grandes fracasos.

Cine, Festival de San Sebastián

EL AMOR MENOS PENSADO de Juan Vera: Adaptación disfrazada de libertad impostada

‘El amor menos pensado’ es de esas películas de filosofía barata que te recomienda apuntarte a un gym, a clases de bachata y hartarte de sexo para ser feliz. Todos los ingredientes que la cultura desea para nosotros y la que «nos hacen» desear. Una película reflejo de esa gente obsesionada con la mentalidad de anuncio de gimnasio o perfume; o con la impostura social que invita a la iluminación espiritual a través del irracionalismo, la eterna jovialidad o disfrutar del tedio aprobado socialmente.