Categoría: Festival de San Sebastián

Cine, Festival de San Sebastián

66SSIFF: ‘Roma’ de Alfonso Cuarón.

Cuarón abre ‘Roma’ hacía lo íntimo y lo humilde como algo grandioso, capta cada instante como un momento único e irrepetible, con la fuerza y, más o menos exactitud, con la que el cerebro proyecta un recuerdo; del mismo modo que Cuarón proyecta su amor por el cine y por su familia. ‘Roma’ es así una postal de México, del amor, de la grandeza latente en lo pequeño, de lo escultural que es el espíritu humano y de la grandeza (contada con cierta épica en algunas secuencias) existentes en los grandes fracasos.

Cine, Festival de San Sebastián

Crítica de ‘El amor menos pensado’

‘El amor menos pensado’ es de esas películas de filosofía barata que te recomienda apuntarte a un gym, a clases de bachata y hartarte de sexo para ser feliz. Todos los ingredientes que la cultura desea para nosotros y la que “nos hacen” desear. Una película reflejo de esa gente obsesionada con la mentalidad de anuncio de gimnasio o perfume; o con la impostura social que invita a la iluminación espiritual a través del irracionalismo, la eterna jovialidad o disfrutar del tedio aprobado socialmente.

Cine, Festival de San Sebastián

66SSIFF: ‘First man’ de Damien Chazelle.

Chazelle expone este formulaico biopic desde la óptica familiar de un ser humano, por encima de su leyenda, que se enfrenta a la pérdida, así como a un enorme riesgo de no volver a su hogar, de manera que parece seguir un libro de recetas de héroes americanos para el cine. Abundante en primeros planos y barridos, todo a cámara en mano, la película se encuentra absolutamente perdida en e una puesta en escena tan pobre como su guión llegando a percibir el desperdicio de medios y el desperdicio de Clare Foy, probablemente lo mejor de la película, como actriz secundaria.

Cine, Festival de San Sebastián

66SSIFF: ‘Malos tiempos en el Royale’ de Drew Goddard.

La película de Goddard tiene más peso en el ámbito estético, posmoderno, pop y referencial, tratando de plagiar constantemente la sintaxis Tarantiniana, con unas ideas presuntamente innovadoras u originales en el que una larga duración y una saturación de puntos de giro, aunados a un guión cansino y en extremo largo, llevan a la película al histrionismo más agotador.