Categoría: Festival de San Sebastián

Cine, Festival de San Sebastián

RETRATO DE UNA MUJER EN LLAMAS: Matices.

“Retrato de una mujer en llamas” se corresponde con el cine que a través de la mirada invita a la sugerencia, la seducción, la pasión y el amor más puro. Céline Sciamma aúna aquí el motor principal de su breve obra, de una forma notablemente expuesta, deliciosamente representada. La sutileza de su directora en esta orientación facultativa del enlace, es capaz de otorgar una intromisión añadida, que resulta casi protagónica, respecto a la mitología griega de Eurídice. Esta revisitación de la historia impone una condescendiente dramaturgia que la directora sabe encuadrar de forma completamente apasionada.

Cine, Festival de San Sebastián

LO QUE ARDE: La naturaleza de la culpa

Laxe explora la línea que separa las distintas dualidades filosóficas presentes en el ser humano y la naturaleza en un alucinado viaje a la nada y al todo, al bien y al mal, a la tentación frente a la moral, al instinto y a la represión como traición catártica y contradictoria que vértebra el alma humana y el de los árboles. Una majestuosa obra maestra de nuestro cine que nos habla de la moral y la culpa como una trágica e inquebrantable relación en el ser humano. Tenga uno la culpa o no.

Cine, Festival de San Sebastián

Crítica de JOKER: «El simulacro de Arthur Fleck»

Joker explora los orígenes de uno de los villanos más populares de DC, siendo ésta una historia absolutamente nueva y original, y de lo que se valen Phillips y Scott Silver (co-guionista) es de referencias de los antihéroes Scorsesianos, concretamente un hipertexto que nada entre El rey de la comedia (1982) y Taxi Driver (1976), para profundizar en la catarsis y formación de un personaje perturbado y demente que encuentra en la belleza de la acción todo un propósito para obtener la atención, ¿o amor?, que tanto demanda.

Cine, Festival de San Sebastián

LARGO VIAJE HACÍA LA NOCHE: «Belleza y artificio»

Bi Gan utiliza la idea de la purificación espiritual a través del agua y el fuego – elementos intrínsecamente Tarkovskianos –, la implícita amnesia del protagonista sobre la argumental línea pretérita…y la confección acreditada de un plano secuencia emocional y verdaderamente mágico, incluso desde la concepción del trucaje estético para constituir un vestido imponente y de instantáneo impacto.