‘El reverendo (First reformed)’: El amor en tiempos necios

El perturbador Paul Schrader (por todos conocido como el guionista de ‘Taxi driver’, ‘Yakuza’, ‘Toro salvaje’, La última tentación de Christo’, ‘Al límite’ o como el guionista y director de la fantástica ‘Mishima: Una vida en cuatro capítulos’) reaparece de nuevo como guionista y director con el estreno de la imprescindible ‘First reformed’ (En España titulada de forma desafortunada como ‘El reverendo’). Narra la historia de un sacerdote llamado Toller (Ethan Hawke), párroco de una iglesia antiquísima, atormentado por haber perdido a su hijo en la guerra de Irak. Las horas de su día se suceden escribiendo un cruel, y brutalmente sincero, diario y bebiendo alcohol para lidiar con las miserias de un mundo que parece hundirse, paralelamente a él mismo, en la autodestrucción.

‘First reformed’

Al igual que el Travis (encarnado por Robert De Niro) de ‘Taxi driver’ (1976), la cordura y profunda sensibilidad de Toller se ven profundamente perturbadas al contemplar como el mundo arde sin poder hacer mucho por él. Las reminiscencias religiosas ya estaban presentes en la obra de Schrader como puede apreciarse en el vía crucis diurno de ‘Taxi driver’ en el que Travis se decidía a acabar con los pecados de la ciudad de Nueva York para salvarla del mal de sus propios habitantes, así como en un Jesús (encarnado por Willen Dafoe) que bajaba de la cruz en ‘La última tentación de Cristo’ (1988) decidiendo vivir una vida normal negando la llamada divina o, si seguimos explorando su filmografía, en un conductor de ambulancias (encarnado por Nicolas Cage) que parecía querer huir del aroma a muerte y podredumbre moral que azotan las noches neoyorquinas en ‘Al límite’ (1999). Fuere como fuere, los ángeles y los demonios, así como el cielo y el infierno, se encuentran presentes y manifestados en la calle, en la rutina y en el día a día de las historias de Schrader, pese a que las motivaciones y los finales de sus personajes no pueden ser más distintos. Con distintas caras, máscaras y apariencias varias, Scharader siempre ha contemplado y dotado a sus criaturas con un dilema moral basado en la acción que estas entablen con las injusticias del mundo. Personajes, en su mayoría masculinos, depresivos, solitarios, angustiados y atormentados por la depresión, en busca de un constante oasis de paz y de descanso en un cruel, feroz e injusto mundo en el que el amor es la mayor de las utopías. De esta forma, sugerir cierto paralelismo con la reciente ‘You never were really here’ (2017) no resulta del todo descabellado.

‘First reformed’

En tiempos tan convulsos, mediatizados, cínicos y distanciados de la fe (aquella que no está basada unicamente en un dogma religioso) como los que vivimos actualmente, el sacerdote Toller se encuentra inmerso en una profunda depresión al no entender el significado de la pérdida ni el valor de su propia vida en un mundo que aniquila sin piedad toda posibilidad de amar. En un mundo en constante amenaza por la inactividad, el triunfo de las grandes empresas, la destrucción de la naturaleza, el cambio climático y la depresión. De ahí nace una película que se comporta como un grito desesperado, un grito de socorro de su personaje principal que suplica a los espectador que lo oigamos, un grito a la compasión y a la unión entre los seres humanos y el planeta y, por supuesto, entre nosotros. Schrader realiza en ‘First reformed’ otro cruento retrato desesperado acerca del mundo contemporáneo, sus miserias y su carencia de fe (tanto en lo personal como en el futuro). En medio de este plato helado, el amor contemplado como un milagro divino (ecos constantes en la película al cineasta sueco C. T. Dreyer) que salvará el mundo de su inminente desastre. Schrader no obvia que nosotros hemos abandonado al ser humano y al planeta pero tampoco deja de lado que mientras exista el amor (sellado por un embarazo que se encuentra maldecido por el “abandono” y desesperación de su progenitor y del mundo actual en general), la vida tendrá un sentido. Con todos sus comas y todos sus peros (pues ahí radica el tema y la grandeza de la maravillosa película de Schrader).

‘First reformed’ se estrena el próximo 28 de septiembre.