Día 1 en SSIFF66: Jafar Panahi y Hamaguchi coronan el primer día.

1º película: ‘El amor menos pensado’ (Juan Vera): Película inaugural del SSIFF66 e incluida en la Sección Oficial:

‘El amor menos pensado’

El cine romántico es uno de los géneros más desprestigiados, vejados y maltratados por la industria Hollywoodense y ‘El amor menos pensado’ es una evidente prueba de ello. En plena crisis del nido vacío, un matrimonio burgués y culto decide separarse sin razón evidente con el fin de conocer a otras personas con las que establecer vínculos afectivos. Este proceso les lleva a buscar una iluminación “espiritual” a través de las parejas, el sexo, el gimnasio o las clases de bachata (ingredientes que, ya sean personas o cosas, inaccesibles sino se es atractivo fisicamente o se tiene dinero). En otras palabras, narra la historia de un matrimonio aburrido e insatisfecho de forma crónica que encuentran el tedio hagan lo que hagan y digan lo que digan. La impostura, y cierto aire machirulo que revolotea por la película (escenas como en la que el personaje de Ana, interpretado por Mercedes Moran, sale a la calle a lucirse mientras todos los hombres se la comen con la mirada o la edad de las novias de su ex marido, interpretado por Ricardo Darin, en comparación a los de ella)  de los personajes debería ser una demanda social más que una exaltación. ‘El amor menos pensado’ es de esas películas de filosofía barata que te recomienda apuntarte a un gym, a clases de bachata y hartarte de sexo para ser feliz. Una película reflejo de esa gente obsesionada con la mentalidad de anuncio de gimnasio o perfume; o con la impostura social que invita a la iluminación espiritual a través del irracionalismo, la eterna jovialidad o disfrutar del tedio aprobado socialmente. Tremendamente manipuladora, impostada y, pese a presumir de lo contrario, muy rancia. El resultado es una comedia romántica clásica con dos personajes insoportables y sin ninguna gracia.

Valoración Final de ‘El amor menos pensado’: 2/10.

2º película: ‘Asako I y II’ (Ryusuke Hamaguchi): Sección Perlas.

Resultado de imagen de asako i y ii
‘Asako I y II’

‘Asako I y II’ es una película que narra el conflicto existente entre dos caras de una misma persona. Asako fue abandonada a los dieciochos por su novio, a quien amaba con locura, y años después conoce a otro chico que es fisicamente igual que su antiguo ex novio pero hay doloroso para Asako: Su nuevo novio se parece al antiguo pero no es él. Esto despierte en Asako una melancolía obsesiva, cargada de culpabilidad, que la lleva a odiarse a sí misma por haber elegido a alguien que se parecía mucho a ese chico y, paralelamente, odiar al nuevo novio por no ser el antiguo pese al razonable parecido. Por un lado, tenemos a la Asako inmadura, propia de una mentalidad pubescente alargada exageradamente, la enamorada de un guaperas chulo e insensible (su ex). Por otro lado, tenemos a la Asako madura, aquella que ha crecido y evolucionado hasta convertirse en una persona decidida a dejar de ser infantil (la actual). Es decir, la mirada de quien deja de concebir el amor romántico como algo azucarado, obsesivo, irrespetuoso e infantil a una mirada de quien ve el amor de una forma diferente a la obsesión infantil. La película trata de forma brillante, con ciertos toques de humor absurdo, acerca de la liberación de la mente infantil y caprichosa para dar paso a una nueva identidad. La que sea que Asako elija pero esa es otra historia. La película, pese al desprestigio habitual del género por culpa de la mirada hollywoodense, narra de manera original la evolución, y su derivado conflicto, de una chica joven a la adultez a través de las relaciones sentimentales.

Valoración Final para ‘Asako I y II’: 7/10.

3º Película: ‘A faithul man’ (Louis Garrel): Sección oficial.

Resultado de imagen de a faithful man film
‘A faithul man’

Un plano general abiertísimo, y parisino a más no poder, que nace con una panorámica de la torre Eiffel nos lleva a una ventana en la que Abel (Louis Garrel) está a punto de ser abandonado por su novia de hace cinco años por la relación que esta tiene con su mejor amigo, Paul, con embarazo incluído. A partir de aquí se inicia una comedia de enredos románticos al más clásico estilo francés. Jean Claude Carriere, guionista habitual de Luis Buñuel, firma el guión junto a Louis Garrel (quien además de guión e interpretación hace las dotes de dirección en la película). La película centra su atención en carroñeros sentimentales, triangulos amorosos, relaciones abiertas, obsesiones románticas…A lo más que aspira la película es a ser una parodia y caricatura del universo creado por Philipe Garrel (padre del director de la película) pero con un evidente interés en entretener y agradar. Lo demás no pasa de las situaciones delirantes y caricaturescas en función a ridiculizar a un pobre desgraciado que es rifado y utilizado por las mujeres de su entorno (así como el sádico hijo pequeño de su ex novia) para hacer el “juego del amor”. Hoy aquí, mañana las maletas. Simpática pero olvidable.

Valoración Final para ‘A faithul man‘: 4/10.

4º Película: ‘3 caras’ (Jafar Panahi): Sección oficial.

Resultado de imagen de three faces film
‘3 caras’ (Jafar Panahi)

La última película del iraní Jafar Panahi, ‘Tres caras’ (mejor guión en Cannes 2018), es un grito de socorro y de esperanza. Una respuesta al suicidio al que están abocadas muchas mujeres del país por las presiones familiares para no profesar el trabajo que, para ellas, desean. ‘3 caras’ comienza con un video grabado con un móvil en el que una joven se cuelga de un árbol provocando su suicidio. No sin antes pedir ayuda en el video, antes de morir, a un famoso director de cine (interpretado por el propio director de la película haciendo de sí mismo, Jafar Panahi) y una prestigiosa actriz (también interpretándose a sí misma, Behnaz Jafari) ¿El objetivo? Que vayan a conocer a su familia para convencerles de que el sueño que tiene la joven, ser actriz, es el camino que ella ha decidido para sí misma más allá de la dogmática norma social establecida en los pueblos montañosos iraníes por los que andan los protagonistas. Panahi y Jafari se ponen manos a la obra y se deciden a encontrar a la chica que les ha mandado el video suicidándose para comprender qué es lo que ha pasado realmente. Rompiendo las barreras entre la realidad y la ficción y sin hacer evidente el mensaje ni descuidar a los secundarios, Panahi crea una película esperanzadora, encantadora y humilde que se centra en la libertad de decisión de una joven pueblerina que quiere ser actriz sin que le importe lo que piensen familiares, amigos o vecinos. Repleta de metáforas (ese toro herido que impide el paso en carretera como símbolo de la debilidad del patriarca o las ovejas que simbolizan a los habitantes de dichos pueblos), Panahi expone una necesaria e imprescindible lección cinematográfica en el que prevalece, por encima de todo, la crítica social a una cultura castradora de libertades.

Valoración Final para ‘3 caras‘: 8/10.