Sherlock-Season-4

‘Sherlock’ (Temporada 4): el detective más popular en su faceta más desconocida

Corría el año 2014, segunda semana del año, cuando un episodio titulado ” His Last Vow” ponía fin a la que fuera la tercera temporada de la aclamada serie de la BBC “Sherlock”. Esto es, más de tres años, o lo que es lo mismo 36 meses de espera hasta poder ver la que es su cuarta tanda de episodios. Con la excepción del formidable episodio especial “The Abominable Bride” emitido al comienzo del pasado año, que no hizo más que dejarnos con ansias de más. Una espera tan larga para los amantes de las aventuras del carismático personaje trae consigo un significativo aumento de las expectativas. ¿Las habrán satisfecho?

Con su formato habitual de sólo tres episodios de aproximadamente noventa minutos de duración por temporada, la serie se despide con su futuro en el aire ya que ni desde la cadena ni desde sus creadores se desvela ninguna información que hiciera pensar en más episodios.

En cuanto a la pregunta planteada, se manejan opiniones de todo tipo. Aunque en lo personal prefiero inclinar mi postura hacia lo positivo. Si de alguna manera habría que definir lo que ha sido la temporada que nos ocupa, una imagen que me viene a la mente es algo así como una “campana de Gauss”. Esto es, un primer episodio correcto, justo. Un segundo episodio magistral, de esos que hacen historia. Y un tercer episodio, el que cierra la temporada, y quizás la serie, también correcto pero muy por debajo del anterior y de las expectativas creadas.

Cz-wSObWgAATWTB

Pero sin duda la temporada nos ha dejado grandiosos momentos que merecen un apartado propio. Aunque algo que caracteriza la presente tanda de capítulos es el haber llevado al máximo la relación entre ambos personajes principales, Sherlock y Watson, en un sentido negativo. Si bien la inesperada muerte de Mary ha sido la gota que colma el vaso. Una muerte que llega al final del primero de los episodios y que marca profundamente la relación de ambos para el resto de episodios. Hasta que las circunstancias les demuestra la inevitable necesidad mutua para el bien de ambos. Sin duda, la desaparición del personaje de Mary Watson ha sido uno de los acontecimientos de mayor importancia. Además, sirve también para obligar al propio Sherlock a sacar a la luz su faceta más empática y humana mostrada hasta la fecha. Una faceta que llama bastante la atención en la totalidad de los capítulos vistos. Pero que a la vez lleva a la serie hacia un camino de oscuridad y dramatismo que llama especialmente la atención en esta cuarta temporada.

Capítulo aparte merece su segundo episodio. Un episodio que ha tenido un especial aliciente con la participación de Tobby Jones como principal villano. Pero más allá de su presencia, el capítulo nos trae una muestra de continuos giros argumentales inesperados y sorpresas por doquier, acompañado de unas grandiosas interpretaciones. Todo ello hacen de este episodio uno de esos inolvidables de los que se sigue hablando tiempo después de su finalización. Y aunque el tercero y último no ha sido un mal episodio, tenía la labor de continuar con el nivel del anterior, cosa que no considero conseguida. Además, ha sido un episodio diferente, particular, con mucha carga emocional empujada por un viaje hacia el pasado de la familia Holmes y sus defectos. Es así como conocemos a esa hermana secreta de Sherlock que tantos esfuerzos hizo Mycroft por ocultar, y con razón. “Eurus”, el nombre de la criatura, que lleva la mente de su hermano Sherlock hasta el límite de su capacidad para solucionar una serie de despiadados juegos y acertijos con la vida de todos ellos en juego en más de una ocasión. Y sumamos a esa tortura mental la reaparición, aunque en formato flashback, del archienemigo confeso Moriarty.

Sherlock-Teaser-Tráiler-Seson-4

Lo que sin duda destaca del final es que en esta ocasión han tomado la opción de dejar un final cerrado y sin ningún tipo de cliffhanger. Seguramente debido a la incertidumbre sobre el futuro de la serie, si es que lo hay. De esta manera se aseguran que de ser un final definitivo todo acabe de una manera lógica y correcta. Aún así, hay que agradecer a los actores que encarnan a los dos principales personajes, Benedict Cumberbach y Martin Freeman, el compromiso y la entrega a un proyecto cada vez más difícil para ellos dado la creciente popularidad de ambos y la cantidad de proyectos en que se ven involucrados en los últimos tiempos.

Artículo publicado originalmente en ‘Series en Serio’